Velo negro

Geraldine Guerrero

Resumen


Velo negro es una intervención artística en el espacio urbano para romper la cotidianidad y abrir una grieta por la que irrumpa la imaginación. Se desarrolló en la relación geográfica sur-norte-sur para unir dos territorios demarcados por su propia identidad política, económica y cultural pero que a través de un objeto pueden unirse y así evidenciar lo común. Del territorio de lo ancestral (sur) al territorio de lo industrial

(norte). Dos regiones culturales que se vuelen un sólo territorio cruzado por el velo negro. Dos sujetos: una mujer marcada con un sambenito y un hombre burro activaron una zona de ficción en dos plazas públicas centrales en las ciudades de Monterrey, Nuevo León y Xalapa, Veracruz - México. Ella caminaba, hablaba con la gente, aprendía a bailar y cosía flores de plástico sobre un velo de dos metros de largo, como quien quiere sembrar en lo inerte. Él vigilaba, observaba, hablaba poco, se acaloraba, leía el periódico enmascarado como un burro, simulando un agente secreto del Estado. De esta manera llevamos a la calle la frase “la imaginación al poder”, sacamos al teatro del teatro, llevamos lo irrisorio a las calles, el recuerdo de la importancia de ser jóvenes y desear, de tener la posibilidad de crear nuestros propios horizontes de futuro y establecer una relación a partir de nuestros afectos. El registro da cuenta de la curiosidad de las personas que transitaban por esos espacios y nuestras interacciones. Es una acción derivada de la obra de teatro “Desobediencia” de

Producciones de lo innombrable (2018), en la que reflexionamos sobre nuestra condición a 50 años de 1968 entrecruzando el amor, la muerte, las olimpiadas, la educación, la utopía y el paraíso perdido, si es que alguna vez existió.

 


Palabras clave


arte, violencia, recuerdo, México, intervención, deseos, imaginación, craftivismo

Texto completo:

Vídeo Sin título PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.